28.6 C
Santo Domingo
InicioLa última horaasí están compitiendo YouTube y Facebook en la guerra por captar 'influencers'

así están compitiendo YouTube y Facebook en la guerra por captar ‘influencers’

Cuando era una niña, la bilbaina Isabella González quería ser astronauta. Cuando entró en la edad adulta, ya con el sueño de tocar las estrellas completamente difuminado, acumuló un par de malas experiencias universitarias y un puñado de trabajos precarios. Como
explicaba a ABC hace unos meses, la vida le dio un vuelco cuando llegó la pandemia y se abrió un canal de Twitch, en el que se hace llamar Gonsabellla y ya acumula más de medio millón de seguidores. Un número suficiente para vivir de la plataforma propiedad de Amazon, que, además, durante los últimos meses ha mantenido un crecimiento constante. En concreto, de un 27% entre el segundo trimestre de 2020 y el mismo periodo

 de 2021, en el que ha alcanzado las 6.337 millones de horas vistas de contenido. La audiencia promedio también ha aumentado en ese tiempo, pasando de 2,3 millones de espectadores a 3 millones, según recoge el sitio de analítica
Streamlabs.

Parte de la culpa de este crecimiento la tiene la afluencia de creadores que, en el pasado, se hicieron un nombre en plataformas como YouTube.
ElRubius, por ejemplo, subió contenido por primera vez a su cuenta hace 4 días después de tirarse más de 8 meses sin compartir nada. El vídeo en cuestión tiene una duración de poco más de 2 minutos. Durante su desarrollo, hace una broma con un dispositivo Amazon Echo Dot 4 y anuncia su vuelta a la plataforma. Durante los últimos meses la mayoría del tiempo, no obstante, lo ha gastado en Twitch.

Más drástico ha sido el creador español AuronPlay. Hace apenas unas semanas anunció que, definitivamente, dejaba de lado el sitio de vídeos propiedad de Google después de pasar 9 meses sin subir contenido. «No hay que ser muy listo para ver que mi etapa en YouTube ha terminado. Han pasado muchos años», afirmaba el creador en un directo. Recientemente se convirtió en el primer ‘streamer’ de habla hispana en superar la barrera de los 10 millones de seguidores en Twitch.

¿La culpa del cambio? Los expertos en marketing y promoción de ‘influencers’ lo tienen claro: la monetización de contenido. «YouTube cambió el sistema y eso ha provocado que casi todo el mundo abandone la plataforma. Twitch actualmente es el sitio que más monetiza, sobre todo dentro del sector de eSports y ‘gaming’, que es el que más mueve», explica en conversación con ABC Marisa Oliver, directora de la agencia de representación de ‘influencers’
Hamelin. La experta afirma que, en el caso de la plataforma de Google, los cambios en monetización terminaron convirtiendo la publicidad en el negocio más lucrativo para el creador de contenido. En el caso de Twitch, «el talento no se tiene que preocupar tanto por si una marca se les acerca o no. Ese estrés se tiene más en otras plataformas».

De acuerdo con el
programa de socios de Twitch, para optar a monetizar contenido el usuario debe conseguir, al menos, 50 seguidores, transmitir durante 8 horas, subir contenido en 7 días diferentes y tener un promedio de 3 espectadores. Mientras tanto,
en YouTube es necesario contar, como mínimo, con 1.000 suscriptores para recibir algo de la plataforma. Además, de acuerdo con un reciente cambio en sus Términos de servicio en España, la plataforma de Google
puede sacar tajada del contenido de los creadores más pequeños, incorporando anuncios, sin por ello tener que pagarles un euro.

YouTube quiere seguir compitiendo

De acuerdo con
Streamlabs, YouTube Gaming, el sitio para vídeos de videojuegos de la compañía, ha estado perdiendo fuelle durante todo el 2021. La audiencia de la plataforma disminuyó un 4% en el segundo trimestre quedándose en 1.203 millones de horas vistas frente a los 1.373 millones del primer trimestre.

El espacio, sin embargo, no lo da todo por perdido. Mientras AuronPlay y otros creadores se deciden a volcarse en exclusiva en Twitch, YouTube está consiguiendo firmar en exclusiva a talentos que se hicieron un nombre en la competencia directa. Ese es el caso, por ejemplo, del estadounidense DrLupo que el 30 de agosto anunció que abandonaba la plataforma morada, donde acumulaba más de 4 millones de seguidores, para dedicarse a subir contenido solo en YouTube.

Apenas unos días después, el creador Timthetatman, el decimonoveno ‘streamer’ más popular de Twitch con cerca de 7 millones de seguidores, seguía los mismos pasos y firmaba en exclusiva por la plataforma de Google.

Este tipo de cambios, como explica la directora de Hamelin, resulta muy arriesgado para un creador de éxito moderado. También si hablamos de redes sociales: «Los talentos que han crecido y han formado su público en sitios concretos, como Instagram o YouTube, les cuesta más arrancar en otro sitio. Al final los consumidores que gastan tiempo en una plataforma concreta es raro que cambien a otra. Los ‘influencers’ que hacen eso son enormes, tienen grandes comunidades y capacidad para arrastrarlas a otro sitio».

Twitter lo intenta

Más allá de las plataformas de ‘streaming’, las redes sociales tradicionales, como Facebook, Instagram y Twitter, estan esforzándose cada vez más para arrastrar talento a sus plataformas. Hace apenas unos meses, Mark Zuckerberg, director ejecutivo de Facebook, anunció una inversión de 1.000 millones de dólares para finales de 2022 con el fin de retener en sus plataformas a los creadores de contenido.

«Incluirá nuevos programas de bonificación que pagan a aquellos creadores elegibles por alcanzar determinados logros mediante el uso de nuestras herramientas creativas y de monetización. También ofreceremos financiación para que los creadores produzcan su propio contenido. Nuestro objetivo es ayudar al mayor número posible de creadores a alcanzar un nivel de éxito sostenible y a largo plazo en nuestras ‘apps’», afirmaba la red social en un
comunicado.

La red social por antonomasia cuenta con herramientas como Facebook Gaming -similar a Twitch o YouTube- y sus recientes
Salas de audio, que por el momento solo están disponibles para un puñado de usuarios y que también se pueden monetizar. Como siempre, el objetivo es aumentar el número de usuarios que acuden al sitio o a Instagram, que también es propiedad de Zuckerberg, y, además, tener más motivado al creador de contenido.

«Mejorando la monetización consigues que el ‘influencer’ aunque sea pequeño, esté más dispuesto a publicar. Es algo que, además, escasea en los últimos tiempos en el caso de herramientas como Twitter», señala a este periódico
Pablo Herreros, experto en redes sociales y marketing de ‘influencers’.

Precisamente, la ‘app’ del pajarito anunció ayer en rueda de prensa la llegada de las propinas (tips), una función con la que los seguidores pueden hacer un pago a sus creadores favoritos mediante servicios de terceros para apoyar su trabajo. Desde ayer están disponibles en la aplicación para iOS, además, se espera que pronto lleguen a Android. De acuerdo con los expertos, se trata de un intento por recuperar la relevancia que la plataforma ha ido perdiendo con los años en comparación con otras herramientas. De acuerdo con el informe
Digital 2021 eleaborado por la empresa de analítica Hootsuite , actualmente está siendo empleada por 397 millones de personas. Muy lejos, en todo caso, de Facebook (2.853 millones) o Instagram (1.386 millones).

«Con este movimiento, Twitter puede conseguir que la gente se comprometa un poco más a generar contenido en un tiempo en el que muchos hemos pasado de utilizar la herramienta como locos a no encontrar en ella un buen altavoz», explica Herreros.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también