28 C
Santo Domingo
InicioLa última horaEl 'rey del foso' triunfa en 'MasterChef'

El ‘rey del foso’ triunfa en ‘MasterChef’

Hubo final catalana en ‘MasterChef 9’ y el ganador fue Arnau (Barcelona, 32), quien superó a Meri, la fisioterapeuta y estudiante de Medicina, con un menú que reinterpretaba la comida payesa.

«El rey del foso». Así se presentó antes de la final el vencedor, y lo hizo con toda la razón puesto que en diez de los doce primeros programas tuvo que superar la prueba final para continuar en el programa. Con mentalidad de hierro, heredada de sus padres (los dos han sobrevivido a sendos cánceres), ha sabido superar todas los contratiempos y, un tanto contra pronóstico, alzarse con la victoria. Un éxito inesperado para un apasionado de la cocina que hasta ahora se dedicaba a vender grifos en la empresa familiar.

Arnau se llevó así el trofeo del talent culinario, 100.000 euros en metálico, la publicación de un libro de recetas y un máster en el Basque Culinary Center de San Sebastián.

Con este triunfo se cumple una vez más esa regla no escrita de ‘MasterChef’, la de la alternancia entre hombres y mujeres entre los ganadores.

La primera chaquetilla
El primer reto de la noche fue un «Seguir al chef». Es una prueba clásica del programa, pero que por primera vez se hacía para crear un postre. En este caso llevaba la firma de Ricard Martínez, jefe de creatividad del restaurante EspaiSucre. Nada menos que doce elaboraciones tenía el plato. Estaba en juego una plaza en el duelo final. De entrada, la favorita en este reto era Meri (Barcelona, 24), la que más mano tiene para los postres entre los cuatro finalistas. Y se sabía que sufriría María (Barcelona, 24), pues –expulsada la gallega Ofelia– lo dulce es precisamente su talón de Aquiles.

El ritmo que imprimió Ricard Martínez fue propio de una montaña rusa. Estresaba hasta el espectador tirado en el sofá, así que lo que tuvieron que vivir los cuatro finalistas tuvo que ser un chute de estrés. «Este hombre no nos deja ni un descanso. Salimos locos de aquí», resumió María en medio del cocinado. Mientras, Arnau callaba y cocinaba, y lo hacía muy tranquilo, al contrario que Fran (Cuenca, 29), quien pronto se perdió. «Tengo un turullo en la cabeza…», reconoció el aspirante conquense, y lo entendieron hasta los que no saben qué significa turullo.

Fran, desbordado en el reto inicial

RTVE
Finalmente,
Fran
presentó un postre sensacional, si bien con algunos defectillos: exceso de vinagre, falta de picante, una presentación que nada tenía que ver con el original… Se emocionó hasta las lágrimas al recibir elogios del jurado y de
Ricard Martínez
.

Lo mejor de la propuesta de María fue el título: «Adrenalina». Es lo que vivieron los aspirantes y los espectadores al escuchar las órdenes del ‘sargento’ Martínez. La bautizada como ‘La Barbie del Tomelloso’ prescindió de algunos ingredientes y presentó algo «más parecido a una ensalada que a un postre», juzgó el jefe de creatividad del restaurante EspaiSucre. «El resultado es flojito», lamentó Jordi Cruz.

«Me ha gustado todo», juzgó el chef catalán la propuesta de Arnau. «Ha sido una ejecución perfecta. Me ha sorprendido que fuésemos a la par», apostilló Ricard Martínez. Pepe Rodríguez le concedió los galones de duelista antes incluso de catar el postre de Meri, quien presentó una propuesta «rica», y, aunque fracasó en una elaboración (la del caramelo), decidió tirar ‘p’alante’, lo que mereció el elogio generalizado. Fue la segunda mejor, por delante de Fran (tercero) y María (cuarta). Ganó Arnau, al que Pepe Rodríguez puso la chaquetilla.

Arnau recibió la primera chaquetilla

RTVE
Un billete en territorio Chillida
El último billete para la final se puso en juego en el Chillida Leku, en Guipúzcoa, un museo al aire libre con 400 esculturas repartidas en once héctareas. El chef Eneko Atxa diseñó un menú de seis platos para servir a doce invitados muy especiales, entre los que figuraban compañeros de profesión como Pedro Subijana, Elena Arzak y Andoni Aduriz, o María Ritter, directora de la guía gastronómica de Repsol.

Meri, segunda en la prueba anterior, tuvo preferencia a la hora de elegir cuál de las seis propuestas elaboraba. Optó por un postre (cuajada de hierbas granizada y aire de miel y mil flores) y por los guisantes lágrima, gel de ibérico y bizcocho aireado de tirabeques.

Fran se decantó por las ostras y el sorbete de olivas, y por un segundo que consistía en cocochas al pil pil.

A María le quedaron una tarteleta de trufa y, como segundo, una carne de puchero, caviar y estofado de rabito en tempura. Ella mismo dijo que son los que habría elegido de haber tenido opción.

Cocinaron los tres entre los comentarios de Meri, poseída por el espíritu de Ofelia, pero centrada y certera. Fran volvió a verse superado por la presión: «Está intentando correr más con las piernas que con la cabeza», juzgó Eneko Atxa. María falló en una de las primeras elaboraciones, pues la masa de la tartaleta se le quemó: le dijeron que la volviese a hacer, pero decidió que no tenía tiempo para ello.

Un momento de la prueba de exteriores

RTVE
«Es para aplaudir», dijo
Martín Berasategui
de las ostras y el sorbete de olivas de
Fran
. El siguiente plato que se sirvió fue la tarta de trufa de
María
: «Me esperaba una tarataleta, pero a mí me ha encantado», juzgó
Elena Arzak
. Después llegó el turno de la primera elaboración de
Meri
(guisantes lágrima, gel de ibérico y bizcocho aireado de tirabeques): «Es el plato de los tres que más me ha gustado», elogió el chef
Aitor Arregi
.

Quedaron gordos los chips de ajo de las cocochas al pil pil de Fran, pero fue el único gran defecto del plato: «Espectacular», exaltaron los comensales. El segundo de María (carne de puchero, caviar y estofado de rabito en tempura) resultó un éxito: «Está perfecto», sentenció el chef Andoni Luis Aduriz. Quedaba el postre (cuajada de hierbas granizada y aire de miel y mil flores), que elaboró Meri: «Está en su punto», juzgó Pedro Subijana.

La decisión, por tanto, parecía complicada. En realidad no lo fue tanto, porque, como reseñó Pepe Rodríguez, fue bastante ayudado por los chefs. María pagó la tartaleta quemada, y fue eso lo que la separó de la victoria, que fue para Meri.

La final catalana estaba servida.

Meri celebra, junto a María, su paso al duelo final

RTVE
El duelo final
En el duelo final los dos duelistas tuvieron que mostrar las técnicas de vanguardia aprendidas estos meses. Se les pidió un menú completo compuesto por un entrante, un plato principal y un postre. Como catadores, el jurado habitual y Dabiz Muñoz, chef con tres estrellas Michelin.

Meri optó por un menú basado en sus «memorias». Como primero, sopa de cebolla, con bizcocho de sifón y crema de queso. El plato principal fue canelón de pato con esferas de nabo negro. Como postre, requesón con confitura de rosas y sorbete de frambuesas.

Por su parte, Arnau creó una propuesta en torno «al productor y su origen». Para empezar, una coca de berenjena asada, crema de pimiento y caballa marinada. De primero, carpaccio de carabinero, pichón en dos cocciones y aire de lima. Para cerrar, crema catalana en texturas con helado de moscatel.

A falta de media hora, Meri empezó a sufrir: «Hoy me está saliendo todo al revés», lamentó. Era una exageración, pues poco antes se había mostrado exultante porque le había salido un gran bizcocho, pero muy indicativo. Mientras tanto, un tranquilo Arnau, con tiempo para responder las preguntas de la galería, seguía a lo suyo.

Meri, en el duelo final

RTVE

Arnau se quedó corto de cantidad en su primero, que estaba riquísimo. Como la sopa de cebolla de Meri: «Me ha parecido un 10», elogió Dabiz Muñoz, si bien hubo miembros del jurado que echaron en falta técnicas avanzadas en su elaboración.

El segundo de Arnau (carpaccio de carabinero, pichón en dos cocciones y aire de lima) fue un espectacular mar y montaña: «Muy afinado, muy rico y de muy buen cocinero», sentenció Jordi Cruz. «Platazo», corroboró Pepe Rodríguez. El canelón de pato de Meri fue el plato más bonito de la noche: «Tienes una cocina muy golosa», juzgó Dabiz Muñoz.

Las espadas estaban en todo lo alto a falta del postre. «Está espectacular de sabor. La esfera es increíble», sentenció Samantha Vallejo-Nágera sobre la crema catalana de Arnau. «He visto reflejada mi tierra en tu postre», añadió Jordi Cruz. El requesón con confitura de rosas y sorbete de frambuesas de Meri fue la última propuesta culinaria de la edición y un gran punto final: «Le falta un poco de dulzor», criticó el chef catalán. «Está bien, pero está desequilibrado», corroboró Pepe Rodríguez. «Primero y segundo eran un 10. Este no es un 10. Le ha faltado golosidad», lamentó Dabiz Muñoz.

El postre decantó el triunfo del lado de Arnau, el autoproclamado ‘Rey del foso’.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también