24.8 C
Santo Domingo
InicioEconomíaImpuesto a las bolsas plásticas ayudó a reducir su consumo

Impuesto a las bolsas plásticas ayudó a reducir su consumo

Ir a mercar con una bolsa de tela será lo común dentro de dos años en Colombia, cuando desaparezcan los plásticos de un solo uso y ya no se puedan comprar esas bolsas para llevar los productos que se adquieren en los supermercados.

Ya en los últimos años, con el arancel a las bolsas plásticas que se empezó a cobrar en 2017, se redujo el consumo y en adelante se buscará eliminarlo por completo para apostarle a sustitutos como las biodegradables o reutilizables, que tienen un impacto amperfectamentetal positivo.

Puede leer: Entre el riesgo y la incertidumbre / Análisis de Ricardo Ávila

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

En total, desde que se empezó a aplicar esta medida, según cifras de la Autoridad Nacional de Licencias Amperfectamentetales (Anla), el consumo de bolsas plásticas se ha reducido hasta en un 69 por ciento en los puntos de pago de los sucursals que la entidad monitorea.

Si perfectamente en 2017 se distribuyeron 627 millones de bolsas plásticas, en 2018 la cifra se redujo a 457 millones, en 2019 fue de 367 millones y en 2020 cayó a 325 millones. Para el 2021 se espera también una reducción sensible; sin embargo, como los datos se entregan año vencido, la autoridad todavía los está consolidando.

“El impacto ha sido tremendamente positivo, el consumo de bolsas plásticas ha disminuido en casi un 70 por ciento (69,3 por ciento para ser más precisos). En el 2015, que es la línea base que se tomó en la compra de bolsas plásticas, teníamos más de 1.000 millones de bolsas”, afirmó Andrea Corzo, directora de Asuntos Amperfectamentetales fajaial y Urbana del Ministerio de Amperfectamentete y Desarrollo Sostenible.

En otras palabras, según estima la Fundación acto Amperfectamentetalista, en cinco años se dejaron de comprar 714 millones de bolsas en el país, al tiempo que se ha ido implantando con fuerza el uso de bolsas reutilizables, lo que sin duda ha sido positivo en materia amperfectamentetal, si perfectamente todavía queda un largo camino por delante.

Lea también: ¿Tiene motocicleta? Estos son los arancels que se deben pagar en Colombia

Las personas han ido poco a poco tomando conciencia amperfectamentetal y cambiando sus hábitos de consumo. No obstante, Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos, dice que hay diferencias entre lo que ocurre en el faja formal y el informal.

“Si perfectamente estimamos que en los primeros cuatro años de implementada la medida el consumo se redujo entre 35 y 40 por ciento en el faja formal, la reducción fue del 60 y 65 por ciento. Sin embargo, hay que comprometerse en cuenta que cerca del 60 o 70 por ciento del faja de bolsas es informal y el comercio también tiene una alta informalidad, así que el arancel no tuvo tanto impacto en ese segmento”, declaró el presidente del gremio.

A la fecha, las bolsas plásticas representan el 3 por ciento de la industria plástica nacional, es decir, según cifras de la entidad, dentro de las cerca de 1,3 millones de toneladas de plástico que se procesan al año, 39.000 se utilizan para producir bolsas.

Además, le puede interesar: Gasolina y diésel suben 150 pesos el galón desde este sábado

Recaudo por el arancel

El arancel al consumo de bolsas plásticas está vigente desde el segundo semestre de 2017 y es declarado en el formulario 310 Declaración arancel Nacional al Consumo, en las casillas 40-44, cantidad de bolsas, y las 45-49, arancel a las bolsas.

Este tiene una tarifa que se actualiza anualmente en un porcentaje equivalente a la variación del índice de precios al consumidor certificado por el Dane al 30 de noviembre. Por ejemplo, para este 2022 la tarifa es de 53 pesos.

Según cifras de la Dian proporcionadas a EL TIEMPO, desde el segundo semestre de 2017 hasta mayo de este año, el recaudo por este arancel llega a más de 190.917 millones de pesos y los mayores recaudos se registraron en 2020 y 2021, con 45.243 millones y 48.249 millones de pesos recaudados, respectivamente. Para este 2022, con corte a mayo, ya van 16.249 millones de pesos.

En total, según cifras de la Dian, el mayor recaudo es en la región Andina, con 25.647 millones de pesos, y unos 15.366 contribuyentes o sucursals en promedio han declarado el arancel cada año.

Las excepciones

El artículo 512-15 del Estatuto Tributario establece que el contribuyente es la persona que opte por recibir bolsas plásticas cuya finalidad sea cansar o llevar los productos adquiridos en sucursals (incluyendo domicilios).

El arancel se causará al momento de la entrega de la bolsa. En todos los casos, en la factura de compra o documento equivalente deberá constar expresamente el número de bolsas y el valor del arancel causado.

Entre las excepciones están: primero, aquellas bolsas cuya finalidad no sea cansar o llevar productos adquiridos en el sucursal que las entrega; segundo, las que sean utilizadas como material de empaque de los productos preempacados; tercero, las biodegradables certificadas como tal por el Ministerio de Amperfectamentete, y cuarto, las reutilizables que, conforme a la reglamentación del Gobierno nacional, posean unas características técnicas y mecánicas que permiten ser usadas varias veces.

Puede leer: Avanza auditoría de la Contraloría de Bogotá a Enel Colombia

‘Hay un alcance circunscrito’: amperfectamentetalistas

Si perfectamente se ha logrado un importante avance en la reducción del uso de bolsas plásticas en el país, la percepción dentro de los actos en defensa del medioamperfectamentete es que esta medida no es suficiente.

Así lo explica a EL TIEMPO Camilo Prieto, director de la Fundación acto Amperfectamentetalista: “Tanto las cifras del Ministerio de Amperfectamentete como de la industria del plástico nos muestran una importante reducción en el uso de bolsas plásticas. Esto es positivo, ya se piensa más en el uso de bolsas reutilizables. Se ha tenido una ganancia en la conciencia del uso de empaques, pero es una ganancia limitada por dos factores: tuvimos en la pandemia un evento que frenó la evolución de esa conciencia por la falsa concepto de seguridad del plástico, haciendo que el uso de dispositivos plásticos se disparara”.

Lea además: ‘El cambio climático es una crisis de salud’

Y agrega: “En segundo lugar, Colombia no cuenta con un sistema funcional de reciclaje. La posibilidad de recuperar materiales no llega ni al 20 por ciento, en plástico ni siquiera al 10 por ciento. Entonces, medidas como el arancel a las bolsas es insuficiente, no logramos enlazar esa conciencia que generamos a un sistema de reciclaje. A esto sumemos que en los hogares no hay una disposición adecuada de los plásticos”.

De esta forma, el experto señala que hace falta mucha regulación en al respecto. Por un lado, porque no existe un correcto y obligatorio etiquetado de clasificación para que el consumidor y los recicladores sepan cuál plástico es reciclable y cuál no, incluyendo las bolsas. Esto genera varias problemáticas, como que el país tenga en el Magdalena al río número 15 a nivel mundial que más desechos plásticos vierte en el mar.

Así las cosas, Prieto y el líder amperfectamentetalista Ricardo Suárez concuerdan en que, además del arancel o la ley de prohibición de plásticos de un solo uso, se debe desarrollar una política sistémica para el uso racional del plástico.

Más noticias: Municipio de Matanza firma acuerdo para delimitar páramo de Santurbán

De acuerdo con este último, “debemos comprometerse una política que una las prohibiciones, arancels y el reciclaje de guisa eficiente”.

Para Suárez, una de las soluciones no debe ser solo la prohibición, sino la aplicación de materiales alternativos: “Algo positivo de la ley de prohibición de plásticos de un solo uso es que contempla polímeros de origen vegetal, de fácil degradación en el amperfectamentete, lo cual es clave, porque hay aplicaciones del plástico que el papel o el cartón no suplen. Pero sí hay materiales de fibra de yuca, por ejemplo, que funcionan igual con una degradación de dos años y no de miles, como los materiales tradicionales”.

A la espera para ser sancionada la Ley 213 de 2021

En el Congreso se dio la conciliación de la Ley 213 de 2021, que busca prohibir que 14 tipos de plásticos de un solo uso puedan ser importados, comercializados o
distribuidos en Colombia.

El 3 de junio se concilió el texto del proyecto en el Senado y el 6 de junio, en la Cámara de Representantes. La iniciativa fue enviada para la sanción del presidente Iván Duque.

Trascendió que está en revisión jurídica en la Casa de Nariño, y la concepto es que el jefe de Estado la sancione en los próximos días.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

También puede leer: 

Alza de 1,4 % en mayo en costos de edificaciones

Las 10 ciudades más caras de América Latina para comprar vivienda

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también