24.8 C
Santo Domingo
InicioFinanzas'Me despidieron frente a 35 compañeros por video': despidos en startups

‘Me despidieron frente a 35 compañeros por video’: despidos en startups

«Era una empresa muy agradable. Su cultura era lo que más llamaba la atención. El acceso a los líderes era muy fácil, los beneficios también eran muy buenos», cuenta a la BBC una trabajadora que fue despedida recientemente de una empresa emergente de servicios para el hogar en Brasil.

«El único problema era que los cambios ocurrían muy rápido y no se comunicaban. Uno de los valores de la empresa era la transparencia, pero eso era solo en el papel. Cuando ocurrían cambios, siempre nos tomaban por sorpresa. Eso es exactamente lo que sucedió con los despidos», añade.

«Organizaron una videoconferencia de última hora con 36 empleados. Ahí anunciaron el despido masivo de todos», afirma la trabajadora, que prefiere permanecer en el anonimato.

Según ella, el dueño de la empresa explicó que no se dio la gran inversión esperada. Por ello, y por los cambios del mercado, la empresa estaba cambiando su modelo de negocios.

«Para mí fue una forma de despido muy cruel. Todo empleado sabe que en cualquier momento puede ser echado. Pero la noticia no se debe dar delante de todos, después de días sin información», opina.

«Es inevitable que te sientas agraviado, disminuido, por la situación. Nadie podía decir nada, porque los micrófonos estaban bloqueados. Así que solo podíamos escuchar y aceptar todo lo que estaba pasando. Faltaba transparencia y empatía».

El despido denunciado por esta trabajadora es uno de los cientos que han realizado en los últimos meses las startups brasileñas, en una ola que también afecta a otros países.

Entre las nuevas compañías que han hecho despidos masivos recientemente en Brasil se encuentran Facily, Kavak, Vtex, Favo, QuintoAndar, Loft, Olist, Mercado Bitcoin, Zak, Bitso, TGroup, Sami y Sanar. Todos despidieron a decenas, y en algunos casos incluso a cientos, de empleados durante la primera mitad de 2022.

Los trabajadores dicen que entienden el escenario macroeconómico, las dificultades que enfrentan las empresas y la naturaleza volátil de los negocios nuevos e innovadores. Sin embargo, critican la forma irrespetuosa en que se han llevado a cabo muchos de estos despidos colectivos.

El caso de la empleada despedida por video y en grupo no es aislado.

La empresa emergente de administración de restaurantes Zak, por ejemplo, anunció a sus empleados el 13 de mayo, en una videoconferencia, que un inversionista se había retirado de la contribución de capital y que, como resultado, la empresa despediría al 40% del directorio.

Posteriormente, los que serían despedidos recibieron invitaciones a reuniones de 20 personas, donde los directivos oficializaron los despidos, cuentan exempleados.

«Hubo personas que comenzaron el lunes y fueron despedidas el viernes. Y estaban reclutando activamente, trayendo gente de otras empresas. Yo mismo había estado en una compañía durante más de un año y un reclutador de Zak se acercó a mí más de 30 días y se produjo este despido masivo», dice un empleado despedido que también optó por el anonimato.

Buscado por BBC, Zak dijo en una nota que ha estado sufriendo las consecuencias de un escenario macroeconómico adverso. «Estamos comprometidos a apoyar a todos los empleados afectados y reiteramos que esta decisión se tomó con extremo cuidado y consideración, y como último recurso».

Aumento de las tasas de interés y huida de inversores

Felipe Matos, presidente de Abstartups (Asociación Brasileña de Startups), destaca que la ola de despidos colectivos en startups es un fenómeno global, resultado del aumento de las tasas de interés por parte de los gobiernos para combatir la inflación.

«Cuando las tasas de interés suben, las inversiones riesgosas tienden a ser penalizadas. Básicamente, desde el punto de vista de los inversionistas, es mejor dejar el dinero en inversiones más seguras, como bonos del tesoro y otras inversiones indexadas a la tasa de interés, que arriesgarse a invertir en una puesta en marcha o en el sistema productivo, que son inversiones con mucho mayor riesgo», dice Matos.

Además de tener impacto en el equilibrio entre riesgo y retorno de las inversiones, las altas tasas de interés también afectan el valor de las empresas. Esto se debe a que ese valor se estima calculando el flujo de caja futuro de la empresa y descontando la tasa de interés. Cuanto mayor sea el interés, menor será la valoración de las empresas.

El aumento de los tipos de interés acarrea también una ralentización de la actividad económica, ya que a familias y empresas les resulta más caro endeudarse para consumir e invertir. Como resultado, la propia generación de efectivo de las empresas se ve perjudicada y es necesario revisar muchos planes de crecimiento.

«Si antes había un paradigma en el que valía más la pena crecer que ser rentable, porque había inversores dispuestos a pagar por ese crecimiento, incluso con caja negativa, ahora no es así. Las empresas deben prestar más atención al efectivo, incluso si eso significa crecer más lentamente», explica.

«Básicamente, esa es la razón por la que hemos visto esta ola de despidos», añade Matos. «Nadie sabe exactamente cuánto durará este ciclo, ni cuán profundo será o si viviremos una crisis mayor. Es difícil de predecir, pero las empresas se están preparando, congelando inversiones y conservando efectivo para atravesar esta fase en la que se espera que haya menos capital disponible».

«Cuando llega una crisis y la empresa necesita recortar, a menudo despide a las personas que se están desempeñando bien. Esto siempre va a causar malestar», dice Felipe Matos, de Abstartups.

Para Matos, el malestar de los trabajadores con la forma en que se han llevado a cabo algunos despidos masivos está relacionado con la propia naturaleza de los despidos colectivos por razones económicas o de reestructuración empresarial.

«Es un problema cualquier despido en volumen. Una cosa es despedir a alguien por cuestiones de desempeño o darle una evaluación. Eso es un despido que está dentro de lo esperado. Cuando llega una crisis y la empresa necesita recortar, a menudo elimina a las personas que se desempeñan bien. Siempre va a causar incomodidad».

«Me sentí usado y descartado»

El malestar no es suficiente para describir lo que sintió Vinicius Mota cuando fue despedido de Kavak, una startup de concesionarias de autos usados.

«Me sentí usado y descartado. Ser despedido es normal, todo contrato eventualmente llega a su fin. Pero la forma en que se llevó a cabo fue humillante. No solo para mí, sino para el 90% de los empleados», dice el técnico de mantenimiento automotriz de 28 años.

Mota, quien trabajó durante cinco meses como inspector de calidad en Kavak, dice que los empleados ya estaban notando una caída en las ventas, pero la gerencia les aseguró repetidamente que todo estaba bien y a tiempo.

El 6 de mayo, la empresa incluso realizó un gran evento en Río de Janeiro, reuniendo a todo el equipo con un abundante desayuno y asegurando que nadie sería despedido, recuerda.

Un mes después, el 7 de junio, se convocó al equipo a una reunión, sin saber qué se discutiría. A su llegada, los empleados fueron recibidos por seguridad, llevando listas de nombres. Luego, unos fueron conducidos al sexto piso o al interior de la tienda. Más tarde se enteraron de que los «salvados» estaban en el sexto piso y los despedidos estaban en la tienda.

Aproximadamente 50 empleados reunidos dentro de la tienda tuvieron que esperar casi una hora, rodeados de guardias de seguridad, sin poder fichar la salida, tomar café o ir al baño sin supervisión, cuenta el técnico de mantenimiento.

De la tienda habían sido retirados objetos y automóviles, lo que hizo que los trabajadores, la mayoría provenientes de barrios populares de Río, sintieran que lo habían hecho por temor a que pudieran robar o destruir algo, aunque en ese momento todavía eran empleados de la empresa.

Finalmente, fueron divididos en grupos de 12 a 15 personas y el despido se hizo mediante la lectura -por parte de gerentes que no eran los gerentes directos de las personas despedidas- de una carta formal, que decía que la estrategia de la empresa había cambiado.

Se estima que la empresa despidió a 300 personas en Río y São Paulo en el último mes, pero Kavak no confirma la cifra. Consultada por BBC, la oficina de prensa de la empresa respondió en una nota que «Kavak prefiere no comentar».

Mota dice que algunos compañeros están considerando presentar una demanda contra la empresa por acoso moral al momento del despido. Él, por su parte, está enfocado en encontrar un nuevo trabajo, pero ahora quiere mantenerse alejado de los startups. «Como profesional ya no confío», dice.

«Responsabilidad emocional»

Marina Proença, cofundadora de Favo, una startup de venta directa de productos de supermercado para la clase C, pasó por la experiencia del despido colectivo a principios de junio, pero en el otro extremo.

Con la decisión de la empresa de cerrar actividades en Brasil y enfocarse en el negocio peruano, el empresario despidió en un día a 171 empleados directos y anunció la suspensión de la operación brasileña a más de 7.000 representantes comerciales y 40 choferes socios.

«Hicimos un plan muy detallado para asegurarnos de que nada se hiciera de manera grosera. Hicimos todas las conversaciones con los empleados uno por uno, y la comunicación se hizo principalmente en parejas: el gerente directo y una persona más para ayudar a responder preguntas. Se hizo en un día para evitar que la gente se pusiera ansiosa», dice Marina.

Las conversaciones se hacían por video, ya que la empresa no tiene oficina, con una duración de 5 a 10 minutos cada una, con espacio para que los despedidos dijeran lo que quisieran. Algunos grupos pidieron tener conversaciones más largas posteriormente.

Para los empleados directos, se prorrogó por unos meses el plan de salud y los cupones de alimentos y se ofrecieron a la venta computadores y celulares a precios reducidos.

Para los comerciales con una situación de ingresos más crítica, se creó un plan de «destete» con el mantenimiento de la operación reducida por otros 30 días. La empresa también trata de ayudar en la reubicación de empleados, representantes de ventas y conductores, incluso a través de asociaciones con empresas competidoras.

La compañía creó una lista oficial de talentos para presentar a sus empleados a posibles nuevas contrataciones. La lista fue publicada en el sitio web Layoffs Brasil, creado por João Gabriel Santos, un joven de 21 años de Río de Janeiro, para ayudar a reemplazar a los despedidos en masa por las nuevas empresas.

«Tenía mucho miedo, tanto de hacer los despidos como de avisar a los vendedores. Es muy triste, la gente da mucho cariño. Pero acordamos ser sumamente transparentes, a pesar del dolor», dice la fundadora.

«Ni siquiera me imagino hacerlo de otra manera, a pesar de haber pasado por esto en otros lugares cuando no era mi empresa. Desafortunadamente, creo que la mayoría de los líderes y emprendedores tienen una responsabilidad emocional con la empresa, en seguridad psicológica, la mayoría ni siquiera sabe qué es eso», dice.

¿Es posible despedir masa de forma humana?

Para Rafael Souto, especialista en recursos humanos y presidente de Produtive, consultora especializada en la reubicación en el mercado laboral, el despido no debe ser visto por las empresas como un hecho aislado, sino como un proceso, que requiere la preparación de los directivos.

«El despido se puede hacer por video, pero de ninguna manera se puede hacer colectivamente», dice el consultor.

«Los responsables de cada área deben comunicarse individualmente, porque una de las premisas para un despido responsable es que comuniques la decisión sin demora, expliques los motivos claramente y escuches a la persona. Y es importante escuchar», añade.

Según Souto, la comunicación individualizada también es importante para que la persona sea debidamente orientada en los próximos pasos —como la entrega de los documentos necesarios para el proceso de despido—, que deben presentarse en una secuencia organizada.

«El despido tiene varios involucrados: los desconectados, los familiares, la sociedad y los empleados que se quedan», dice Souto.

«Cuidar la salida de manera profesional, humanizada y responsable también potencia la marca empleadora, para los que se van y llevan la imagen de la empresa al mercado; para los que se quedan y saben que el compañero que se marchó fue tratado con respeto y con apoyo; y de la marca hacia la sociedad en su conjunto».

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también