24.8 C
Santo Domingo
InicioEconomíaApriete pero no ahogue / Análisis de Ricardo Ávila

Apriete pero no ahogue / Análisis de Ricardo Ávila

Cuando el pasado miércoles en la tarde, Jerome Powell, el presidente del Banco de la Reserva Federal de Estados Unidos, subió al podio, bastaba con identificar las pequeñas señales de la puesta en escena para anticipar el tono adusto del mensaje que traía en la mano: el atril flanqueado por dos banderas, la cortina azul oscuro en el soporte, la corbata gris del funcionario.

(Le puede interesar: Las dudas que dejan las campañas de Hernández y Petro sobre economía).

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

Y apenas comenzó a hablar, sus palabras confirmaron que el anuncio distaba de ser rutinario. Sin mucho preámbulo, señaló que el Comité Federal de Mercado Abierto, adscrito a la entidad que lidera, había decidido incrementar en tres cuartos de punto porcentual la tasa de interés que les cobra a las entidades financieras bajo su órbita por darles recursos, un salto que no se veía desde 1994.

Adicionalmente, indicó que el volumen de papeles financieros en poder de la institución seguirá disminuyendo. Más allá de los detalles, la señal proveniente de Washington fue fuerte y clara: el costo del dinero subirá –y seguirá haciéndolo en el futuro cercano– mientras la liquidez disminuye, poco que cambia de manera sustancial las condiciones en que se venía desenvolviendo la economía más grande del mundo.

En forma casi paralela, otros bancos centrales se movieron en la misma dirección. Ya a comienzos de junio lo había decidido Australia, mientras que a mediados del mes el Banco Central Europeo indicó que haría lo propio. Por su parte, tanto en Inglaterra como en Suiza vino un apretón adicional, con una lección subyacente: los países desarrollados están reaccionando al avance de la inflación y harán lo que esté a su alcance para ponerla en cintura.

Cueste lo que cueste

En Italia, por ejemplo, el rendimiento de los papeles estatales a diez años de plazo se llegó a ubicar por encima del 4 por ciento anual, para no hablar del caso de las economías emergentes.

FACEBOOK

TWITTER

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también