24.8 C
Santo Domingo
InicioLa última horaEl optimismo de Aznar tras el triunfo de Ayuso en Madrid

El optimismo de Aznar tras el triunfo de Ayuso en Madrid

Mariano CallejaSEGUIRMadrid
Actualizado:26/06/2021 01:15h
Guardar
Noticias relacionadas

José María Aznar no oculta su
admiración por
Isabel Díaz Ayuso.
Como si hubiera sucumbido al ‘encantamiento’ político que rodea a la presidenta madrileña allá donde va, Aznar queda rendido ante ella. Ayer volvió a verse, en la clausura de un acto académico sobre liderazgo político. El expresidente del Gobierno, con bastante ironía, comentó que tuvo enormes dudas a la hora de elegir qué invitado llevar: «Es tan inmenso el número de líderes que hay para elegir, que era realmente difícil…». Hace meses, después del desastre del PP en las elecciones catalanas, ya situó a Ayuso como referente claro del centro-derecha español. Los comicios del 4-M de Madrid reforzaron su opinión.

Aznar y Ayuso mantuvieron ayer una conversación, moderada por el periodista Vicenté Vallés, en el cierre del curso del Aula de Liderazgo que organizan el Instituto Atlántico de Gobierno y la Universidad Francisco de Vitoria. Coincidieron prácticamente en todo, en el análisis del papel nacional que debe tener Ayuso desde Madrid, en la defensa de Casado en su papel de jefe de la oposición y en el ataque a los indultos «humillantes» de Sánchez. Pero la charla sirvió también para comprobar que Aznar ha recuperado el optimismo sobre la posibilidad de que el centro-derecha derrote al ‘sanchismo’. Hace solo unos meses, el tono del expresidente rozaba el catastrofismo, con un centro-derecha dividido y un liderazgo que se resentía en la oposición. El camino, advierte ahora, es el que ha marcado Madrid.

«Las elecciones de Madrid han marcado un camino esencial para seguir a partir de ahora», sostuvo Aznar. Reconoció que todo tiene sus matices, pero en lo «esencial» la clave está en lo conseguido por Ayuso. Y eso, remarcó, es una ventaja para Pablo Casado.

Más allá de España

Aznar explicó que el fenómeno que rodea a Ayuso ha traspasado los límites de la Comunidad de Madrid y las fronteras nacionales. Últimamente le han preguntado por la presidenta madrileña en Hungría, en Colombia y en Estados Unidos. «Siempre estoy hablando de ella en los últimos días», confesó. Hay un interés por la persona, pero también por lo que está pasando en España. Y lo que ocurre es, según explicó, que desde las elecciones de Madrid se ha abierto totalmente la posibilidad de una alternativa distinta para gobernar en España y también que los españoles respalden un proyecto político basado en la libertad. «Esto tiene una trascendencia enorme», advirtió.

El presidente de FAES, visiblemente satisfecho, considera que, por fortuna para Madrid y para todos los españoles, está emergiendo una generación de personas «que tienen condiciones de liderazgo muy importantes». A la cabeza sitúa a Ayuso, como ha demostrado, a su juicio, tanto en su gestión de Gobierno como en su capacidad política. No es la única, precisó Aznar, «pero es la más relevante en este momento». Afortunadamente, continuó, hay otras personas, y ahí mencionó de forma expresa a Pablo Casado: «Tiene todas las condiciones para ejercer un liderazgo brillante, y lo ejercerá, espero y deseo».

El liderazgo de Ayuso ha despertado algunos recelos dentro del PP, por la sombra que puede hacer a Casado. Aznar tiene respuesta para esto: «Todo liderazgo inteligente se rodea de los mejores y Pablo lo ha hecho. Crear buenos equipos es fantástico para el liderazgo, no tiene que molestar a nadie».

Casado, sin complejos

Ayuso dejó claro que no piensa claudicar de su «obligación» de entrar en los debates nacionales cuando lo considere oportuno para defender los intereses de los madrileños. Negó, eso sí, que entre en competencia con Casado: «Quien lidera la oposición y quien va a gobernar en el futuro es él, y no yo». Recordó que lleva 17 años trabajando con él y le conoce lo suficiente para saber que no padece ningún complejo cuando ella entra en la batalla política nacional, como ocurrió la semana pasada con sus declaraciones sobre el Rey y su firma en los indultos. «No es un hombre de complejos y yo tengo varias obligaciones: la primera, mostrar el Gobierno que España se está perdiendo en este momento, también gestionar los servicios públicos y demostrar qué es la Comunidad de Madrid. Me importa más eso que supuestos complejos, que además no están sucediendo», explicó.

Por eso, cuando habla de los indultos, o del Rey, incluso después de que el presidente nacional de su partido zanjara la cuestión, lo hace porque es su «obligación», según remarcó. «Y si pretenden dividirme con el presidente de mi partido, se equivocan». Fue una reivindicación de su perfil propio y nacional, desde Madrid.

Aznar apoyó sin titubeos a la presidenta: «Isabel hace lo que tiene que hacer». Y se puso como ejemplo él mismo: «Cuando era presidente de Castilla y León también lo hice, y de ahí salió una alternativa nacional. Esa es la realidad». Lo que es lamentable, a su juicio, son todos aquellos presidentes autonómicos «que andan por ahí y que no dicen una palabra más alta que otra».

Aznar dedicó algunos elogios a Casado por su intervención en el Círculo de Economía de Barcelona, donde se mantuvo firme con sus argumentos contra los indultos a pesar de las presiones empresariales. «Estuvo en su sitio, hizo lo que tenía que hacer». El expresidente cree que estas últimas fechas son para recordar, como lo que han dicho algunos empresarios y los obispos catalanes: «Son días para apuntar, tener la cabeza y no olvidar».

Ver los
comentariosTemas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también