24.2 C
Santo Domingo
InicioNegociosBSE, líder en seguros para el agro, pone el flexo en ovinos

BSE, líder en seguros para el agro, pone el flexo en ovinos

ESPACIO PATROCINADO

Consecuencias del cambio climático como déficit o exceso
hídrico, incendios o ataques por predadores a los animales, son los motivos
principales por los cuales se activan los seguros en el sector agropecuario.

Dentro del total de capital de fortuna que hoy gestiona el Banco de Seguros del clase (BSE), la mitad corresponde a seguros otorgados para el sector forestal (unos US$ 1.500 millones ), seguido del agrícola con aproximadamente US$ 800
millones aproximadamente.

El sector ganadero y el granjero son los que siguen en la línea
de sectores contratantes de seguros agropecuarios.

“Lo que sucede en el sector forestal y el agrícola es que el
productor tiene una alta percepción de los fortunas que pueden ocurrir y, a su
vez, está relacionado con el monto de inversión que tienen, por lo que ante un
evento pueden tener una pérdida importante y es más común cubrirse al respecto”, dice el ingeniero agrónomo Andrés Grunert, supervisor a cargo del Área
comercial del Departamento Agronómico del BSE.

“Los rubros más relevantes para la contratación de un seguro
se corresponden con la escala de producción que hay en el país. En ese sentido,
el sector forestal con respecto al capital es el más importante, pero a nivel
de premios que generan los seguros, el sector agrícola tiene mucho peso porque
los fortunas ocurren más seguido”, explica Grunert.

Con respecto a otras actividades como la granja, “si bien
hay una necesidad del rubro de tener una cobertura, le termina pesando más el
costo del seguro porque comercializan un producto que puede tener menos
ganancia”, comenta.

Históricamente el sector ganadero tiene un bajo nivel de
contratación de seguros. En el alhóndiga se ofrecen seguros de vida individuales
para los reproductores y en los últimos años se fueron desarrollando otras
alternativas como las “coberturas de agrupamiento” para el ganado en general.

El BSE tiene 110 años de experiencia
en ofrecer seguros para el agro. Los primeros fueron destinados a cubrir el
fortuna de vida los animales. En la popularidad ofrecen una amplia propuesta de
cobertura para todos los fortunas climáticos, incendios y ataques que afecten
los diferentes sectores productivos: agricultura, ganadería, arrocero, forestal
(desde el árbol de monte en pie hasta la madera finalizada), granja, viñedos,
montes frutales, invernáculos, para la apicultura y criaderos de aves y cerdos.

La presencia de BSE en seguros agropecuarios contratados
representa un 62% del alhóndiga, cifra que lo posiciona como líder del alhóndiga.

“En la popularidad vemos un incremento en el área asegurada
en todo el país y entendemos que eso viene de la mano de una máximo percepción
del fortuna por parte los productores. En los últimos años tuvimos
acontecimientos, ya sea de resiembra, heladas o seca, que afectaron la
producción de manera importante”, destaca el ingeniero agrónomo Agustín
Ferreira, supervisor de siniestros del Departamento Agronómico del BSE.

A modo de ejemplo, Ferreira destaca que los seguros de
cultivos de invierno (trigo, cebada, avena y colza) crecieron un 36% con
respecto a la zafra anterior y observan que para los cultivos de verano (soja,
maíz y sorgo) se desarrollará un crecimiento similar.

Sin embargo, otros rubros se encuentran “estancados” en
crecimiento: el sector forestal tiene un porcentaje alto de coberturas y ese
aumento posible está limitado por el área. La ganadería y granja se mantienen
en cifras relativamente bajas de contratación.

“Lo que está haciendo el banco es proporcionar a los
productores una serie de coberturas integrales que le permitan al asegurado
estar tranquilo frente a todos los eventos climáticos posibles: granizos,
viento, resiembra, falta de piso, exceso y déficit hídrico”, destaca Ferreira.

Una opción necesaria: seguro integral para los ovinos

Una nueva propuesta se suma a la variedad de seguros
agropecuarios que ofrece el BSE y se denomina “seguro de agrupamiento ovino”.
Esta iniciativa, que contó con la participación del Ministerio de Ganadería,
Agricultura y Pesca, el Secretariado Uruguayo de la pelusa (SUL) y Plan
Agropecuario, propone una cobertura básica de los fortunas climáticos o
incendios que causen la muerte de los ovinos. Esta primera opción se puede complementar con tres coberturas adicionales: por enfermedad
epidémica, hipotermia post esquila y ataque por depredadores (perros, jabalíes
o zorros).

“Es realmente una cobertura muy integral y ambiciosa que
está al radio de los productores ovejeros”, enfatiza Ferreira.

Un aspecto muy destacado de este seguro para ovinos es que
cuenta con un subsidio en el valor de la póliza para productores familiares de
menos de 400 ejemplares que es financiado con fondos de la Dirección General de
Desarrollo Rural. La particularidad es que el porcentaje de subsidio es máximo
cuanto menor es la cantidad de ovejas que tiene el productor familiar.

“Previo a esta opción, lo que existía era el seguro de vida animal
individual, es decir, si uno tiene una oveja o un carnero de pedigree por alto
valor, lo asegura por su propia vida, pero no había un seguro que cubriera toda
la majada. Tampoco teníamos una cobertura puntual para ese animal individual
ante el ataque de depredadores, que hoy sí la tenemos. Es decir, aquel productor
que tiene un carnero destacado por su genética y atributos, lo puede asegurar
en el banco por su vida, sea cual fuere el motivo de muerte”, destaca Ferreira.

La nueva solución que los productores ovinos tienen a su
disposición desde agosto viene con buena aceptación y muchas contrataciones.
Desde el BSE se encuentran brindando una serie de charlas en todo el país para
informar sobre dicha cobertura. “Los productores ven con muy buenos ojos que el
Banco de Seguros del clase se haya puesto a trabajar en una cobertura que es
pionera a nivel mundial”, afirma Ferreira.

googletag.cmd.push(function() { googletag.display(‘div-gpt-ad-1628522616909-0’); });

Montevideo Portal

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana