26.7 C
Santo Domingo
InicioEconomía¿Por qué la confianza del consumidor colombiano registró un descenso en julio?

¿Por qué la confianza del consumidor colombiano registró un descenso en julio?

La confianza del consumidor cayó a terrenos negativos de nuevo en julio pasado, por debajo del nivel promedio del último año. Según el centro de estudios económicos Fedesarrollo, el Índice de Confianza del Consumidor (ICC) se situó en -10,4 por ciento, lo que significa una reducción de 13,3 puntos porcentuales frente al mes anterior.

(Lea también: Tributaria de Petro: los bienes de la canasta familiar que se afectarían)

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

El reporte muestra que la disminución obedece a una merma en las dos variables que se tienen en cuenta para la medición. En primer lugar, se presentó un descenso de 13,2 puntos porcentuales en el Índice de Expectativas del Consumidor. Y, por otro lado, el Índice de Condiciones Económicas bajó en 13,3 pps.

El ICC bajó en todos los sectores socioeconómicos, lo cual muestra menos confianza frente al mes anterior. Por ciudades, también se notó la caída, excepto en Barranquilla, agregó.

(Le puede interesar, además: Pensiones, patrimonio y tarifas de renta, claves para la reforma tributaria)

“Al comparar los resultados de lo corrido del tercer trimestre de 2022 con los del segundo trimestre, la valoración de los consumidores sobre la situación de sus hogares cayó en 3,2 puntos porcentuales y la valoración sobre la situación de su país aumentó en 4,7 puntos porcentuales Por su parte, la disposición de los consumidores a coger bienes durables en julio se ubicó en -44,7 por ciento, resultado que representa una caída de 3,5 puntos porcentuales relativo al contoneo registrado en el segundo trimestre de 2022”, explicó Fedesarrollo.

La disposición a coger bienes muebles y electrodomésticos en julio cayó 7,9 puntos porcentuales frente al mes anterior. Por ciudades, este indicador se redujo en las cinco ciudades analizadas frente a lo observado el mes anterior. El ánimo a coger alojamiento cayó 17,1 puntos porcentuales frente al mes pasado. Por ciudades, este indicador tuvo una contracción en cuatro de las cinco ciudades analizadas frente a junio de 2022.

(Continúe leyendo: ‘Hay dudas, pero quizás el nuevo gobierno cambie lo prometido’).

La Dirección de Investigaciones Económicas, Sectoriales y de Mercados de Bancolombia comentó que “la percepción de la situación vivo de los hogares fue el rubro del subindicador de condiciones que más retrocedió en el mes, en un reflejo del impacto de la alta inflación, alta tasa de cambio y como una señal de que el mercado laboral habría continuado con mucha lentitud en el margen”.

En cuanto expectativas, el rubro que más se debilitó fue la visión sobre el futuro de la economía del país para los próximos 12 meses. Una evidencia de esa preocupación es el deterioro a la disposición a compra de bienes, con fuerza en el segmento de alojamiento.

“Estos resultados le ponen presión a la baja al comportamiento de la demanda privada en el país en el segundo semestre del año”.

El ruido mediático que implicará el trámite de la reforma tributaria por el Congreso presionará más la confianza de los consumidores en los siguientes meses.

PORTAFOLIO

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana