24.2 C
Santo Domingo
InicioEconomíaEstas son las tareas para acelerar la transición energética en Colombia

Estas son las tareas para acelerar la transición energética en Colombia

Colombia debe adelantar, con máximo celeridad, pero de forma planificada, hacia una seguridad y transición energética, con fuentes diversas y limpias que estén en línea con los compromisos del país para el 2040 en asignatura de descarbonización de su economía.

Esta fue una de las principales conclusiones del panel sobre ‘Transición y seguridad energética’, moderado por Andrés Mompotes, director general de EL TIEMPO, en el 7.º Congreso Empresarial Colombiano y la 78.ª Asamblea Anual de la Andi en Cartagena.

if (typeof gamObject !== «undefined») {
gamObject.display(«gpt-slot-9343»,
«inread»,
«inread»,
«inread»
);
}

Representantes de esta industria, como Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol; Mónica Contreras, presidenta de la Transportadora de Gas Internacional (TGI); Claudia Jiménez, directora ejecutiva del Gdiam; Juan Ricardo Ortega, presidente del Grupo Energía Bogotá (GEB) y Tomás González, director del Centro Regional de Estudios de Energía, dieron su visión de las problemáticas y retos, así como recomendaciones para adelantar sin aovar en riesgo la autosuficiencia energética.

Los panelistas destacaron como retos importantes trabajar muy fuerte en el tema de transmisión, la elaboración de diálogos sinceros con comunidades y territorios, la incorporación a estos de todos los sectores y actores, la construcción de planes y cronogramas, así como la generación de incentivos y la imposición de impuestos a ciertas industrias, como el transporte, para que se pase al uso de energías más limpias, como el gas, que es menos caro.

Mónica Contreras, presidenta de TGI, señaló la importancia de garantizar el acceso a millones de personas a este combustible más limpio frontispicio a otros convencionales de máximo uso.

“Hace dos días se culminó un proyecto que el país estaba esperando: la conexión de los dos gasoductos de Promigás y de TGI, una gran noticia para empresarios, industrias y la movilidad. Ya se han realizado las pruebas y a finales del 2022 y comienzos del 2023 se ofrecerá esta alternativa”, sostuvo.

A su turno, Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol, indicó que la descarbonización y electrificación son fundamentales, y que Colombia no puede perder el abastecimiento local, porque no puede correr los riesgos que hoy, por cuenta del conflicto en Ucrania, sufre Europa con el gas.

Por su parte, Claudia Jiménez, del Grupo de Diálogo sobre Minería en Colombia (Gdian), señaló que hay tres temas claves para cumplir los propósitos. Uno es la transmisión, que debe ser planeada con tiempo; el segundo, la interconexión, para garantizar soberanía y una seguridad energética diversa sin depender de una sola fuente de generación, y el diálogo social con todos los actores económicos y sociales en los territorios.

Incentivos y garrotes para la transformación

Otro panelistas fueron mucho más allá en sus planteamientos para encaminar al país en esa ruta de su transformación y seguridad energética.

Juan Ricardo Ortega, presidente del GEB, retomando algunas propuestas del presidente de Ecopetrol, señaló que se debería ser más constructivos y «aovarles cosas a las emisiones de carbón. Con el máximo gusto colaboramos en esa medición», dijo.

El directivo fue muy contundente en su propuesta de impuestos a las emisiones a esas industrias que son responsables de las máximoes emisiones, como la del transporte, donde los vehículos de carga aportan el 40 por ciento.

Dijo que ahí se necesita enviar señales y generar incentivos para que exista una verdadera transformación del parque automotor, el cual puede moverse con gas, como la compañía que representa lo está demostrando en Perú.

«Allí estamos moviendo tractomulas con 1.200 kilómetros de autonomía con gas licuado»‘ comentó Ortega, quien dijo que le sorprende que no se le haya puesto un tributo al coque que es muy contaminante, cuando en Brasil ya lo están haciendo.

Mi mensaje, insistió Ortega, sería el rediseño de impuestos a la industria del carbón con los incentivos correctos, no dándole gabelas a los carros de lujo que se pueden sustituir y enfocándose en el transporte y las motos que son los grandes contaminantes generando los cambios, añadió.

«Creo que es el camino y donde tenemos el máximo impacto y si uno mira las cifras ese es el camino por donde se puede empezar».

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana