26.7 C
Santo Domingo
InicioFinanzasLas empresas del presidente: ¿elefantes blancos o resultados cumplidos?

Las empresas del presidente: ¿elefantes blancos o resultados cumplidos?

El gobierno federal anunció la creación de una nueva empresa pública, Gas Bienestar, que se dedicará a la distribución del gas licuado de petróleo (LP). Esta compañía, que operará bajo el control de Pemex, atenderá a los pequeños consumidores y llega en momentos en los que el precio del combustible acumula una alza interanual de 33%, equivalente a 3.16 pesos por litro. La petrolera nacional ya había dado a conocer su intención de entrar al mercado de venta de gas LP bajo una marca propia, de acuerdo con el Plan Sectorial de Energía 2020-2024, publicado en julio del año pasado. Y este no es el primer intento por parte del gobierno federal por competir en algunas industrias que han sido dominadas por el sector privado. Las motivaciones van desde el combate a la corrupción, que ha sido una bandera de esta administración, hasta acotar las brechas de desigualdad entre la población con el acceso a servicios.

El Banco del Bienestar CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos

Estas nuevas empresas públicas tienen desarrollo en diferentes sectores y, desde su creación, algunas enfrentan aún algunos desafíos antes de demostrar mejoras con los procesos de operación. Te explicamos cuáles son estos proyectos. Uno de los primeros cambios de Andrés Manuel López Obrador como presidente fue la transformación del Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi) al Banco del Bienestar. Su objetivo es ampliar el acceso a los servicios financieros en los lugares más apartados del país. El banco es dirigido por Diana Álvarez Maury, quien es la segunda funcionaria al frente del proyecto que arrancó bajo el liderazgo de Rabindranath Salazar Solorio. El gobierno federal quiere extender la presencia del banco con la construcción de 2,700 sucursales. Sin embargo, el plan presenta retrasos y, hasta febrero, la Sedena reportaba 476 sucursales concluidas, 524 en proceso y 1,700 por construir este año. Cada una de las sucursales ya en marcha ha costado al erario 2,221,890 pesos. La institución financiera tiene una cartera de servicios como inversiones, ahorro y préstamos para personas físicas y morales y permite el envío de remesas. Fitch Rating tiene una calificación de AA(mex) y F1 +(mex), con perspectiva estable para la institución. “La banca de desarrollo es una pieza clave en la política económica de la actual administración, por lo que el respaldo al Banco del Bienestar es fundamental. Las calificaciones de Fitch Ratings se fundamentan en la elevada capacidad del banco para recibir soporte del gobierno de México», anotó la calificadora en un comunicado. La empresa con la que López Obrador busca conectar a México nació el 2 de agosto de 2019. CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos, subsidiaria de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se creó con un objetivo claro: conformar una red pública de telecomunicaciones sin fines de lucro y en condiciones para que el total de la población tenga acceso a internet.

Para lograrlo, la empresa se convirtió en un operador móvil virtual de la Red Compartida que despliega Altán Redes, de esta manera sería más fácil llegar a sitios donde no hay internet. Operadores como BAIT de Walmart, Izzi Móvil y Pillofon, del youtuber Luisito Comunica, funcionan bajo este esquema. El compromiso de la Red Compartida, desarrollada en tecnología 4.5G LTE bajo el espectro de 700 Mhz, era alcanzar al menos 92.2% de los mexicanos para 2024. Hace unas semanas, Salvador Álvarez, presidente de Altán Redes, extendió el plazo cuatro años. Ahora, la meta planea cumplirse hasta 2028, lo cual retrasa los planes del gobierno mexicano. En 2020, según informó la subsidiaria de la CFE, ya había conectividad en 26,789 localidades tras la instalación de 1,000 puntos de atención de acceso a internet en 24 estados del país. Esto incluye 64 centros escolares, 372 centros integradores, 482 centros de salud, 34 unidades médicas rurales, tres edificios federales y 45 módulos temporales. Además de 18 hospitales de alta especialidad durante la pandemia del COVID-19. Pese a las cifras, y a casi dos años desde su formación, los expertos del sector siguen escépticos sobre su estrategia, aseguran que México es uno de los países con mayor rezago en temas de conectividad, por lo que si no existen políticas claras y eficientes acabar con la brecha será una misión imposible. “Lo que vemos en el gobierno es que no hay una comprensión de la naturaleza del reto, necesitamos una estrategia digital nacional con acciones coordinadas, tanto de entidades públicas como de agentes privados”, afirma Elena Estavillo, presidenta de la red de mujeres Conectadas. Aunado a esto, CFE Telecomunicaciones e Internet para Todos hoy tiene una situación más que resolver, encontrar un líder tras el fallecimiento de su director general, Raymundo Artis Espriú, el pasado 21 de junio. Hasta ahora no se ha anunciado a su sucesor.

La distribución de medicamentos

Desde que llegó a la silla presidencial, López Obrador emprendió una lucha en contra de la corrupción que lo llevó a vetar a Grupo Fármacos Especializados, Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico, y a Farmaceuticos Maypo en marzo de 2019, tras señalarlas por acaparar las ventas de medicamentos al gobierno de Enrique Peña Nieto. Ese año, el presidente hizo públicas sus intenciones de crear una empresa que se dedicara a la distribución de fármacos y equipo médico, misma que entró en funciones un año más tarde, con el cambio en los esquemas de compra de medicamentos, que el gobierno implementó junto con la Organización de las Naciones Unidas. (ONU). Sin embargo, el resultado no ha sido el esperado. El modelo ha tenido retrasos que han causado la falta de medicamentos en los centros hospitalarios del país. Este cuello de botella, de acuerdo con representantes de la industria, se genera porque la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) aún no ha dado a conocer los resultados de la última licitación para la compra de medicamentos para los servicios de salud públicos. Las empresas participantes requieren realizar sus planes de producción con cerca de un año de anticipación, para saber cuáles son las moléculas, farmoquímicos, activos farmacológicos y materias primas que deben adquirir, dado que la producción de un medicamento determinado tarda cerca de cuatro meses. En 2020, el colectivo Cero Desabasto recabó 2,556 reportes de falta de medicamentos en el país, esta cifra representa siete faltantes al día en promedio. Los reportes, que pueden enviarse a través de su página web, aumentaron 117% respecto de 2019, cuando eran 1,175. Rafael Gual, director general de la Cámara Nacional de la Industria Farmacéutica (Canifarma), señala que están a la espera de los resultados de la licitación, pues no se pueden adquirir aún los activos farmacéuticos que se requieren para la fabricación de medicinas. “Las compras que se están haciendo son de emergencia y eso sí va a enfrentar la falta de abasto de principios activos”, puntualiza.

]]>

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana