25.5 C
Santo Domingo
InicioFinanzasla promesa de conectar México está en riesgo

la promesa de conectar México está en riesgo


¿El futuro?

El CEO de Altán Redes emana confianza. Aunque sabe que es difícil predecir cuánto tiempo le tomará a la empresa salir del estado en el que se encuentra, Álvarez espera que no pasen más de seis meses para el que proceso llegue a su fin. Admite que eso depende de su capacidad para llegar a acuerdos con los acreedores, pero también asegura que las negociaciones ya van avanzadas al menos con más de 60% de los prestamistas, así que no planea superar los nueve meses.

Antonio Mañón, socio del despacho de abogados Mañón Quintana, dice que por ley la compañía tiene un periodo máximo de un año para concretar el proceso, una vez que la mayoría de los acreedores acepte. “Lo más rápido que podrían hacerlo son cuatro meses, pero normalmente es un tiempo importante, de entre ocho y 10 meses, siempre y cuando exista la voluntad de los acreedores”, explica.

Pero antes de llegar a esto, Altán tiene que esperar a que el Instituto Federal de Especialistas de Concursos Mercantiles (Ifecom) designe a un funcionario (denominado visitador) para que realice una revisión financiera de la empresa. Él será quien determine si la compañía está en situación de insolvencia (incapaz de pagar sus deudas) y acogerse al concurso mercantil. De acuerdo con Mañón, no hay tiempo fijo para que la autoridad de a conocer su dictamen, pero estima que en uno o dos meses será posible saber la resolución.

¿Qué sigue para Altán Redes? “Sigue una compañía fondeada, con una estructura de balance mucho más sustentable en el medio y largo plazo. Sigue una empresa que va a continuar creciendo en una tasa muy superior al resto de las redes en México, al resto de los operadores de telecomunicaciones en el país (…) Sigue un mercado que va a permitir que nuevas empresas – los operadores móviles virtuales (OMV)– puedan competir contra las grande que antes dominaban”, asegura Álvarez.

Los expertos no coinciden con esta predicción. Para Jesús Romo, director de Telconomía, que Telefónica eligiera a AT&T en lugar de a Altán cuando devolvió espectro se vuelve un momento importante en las expectativas que tiene el mercado de la Red Compartida. “Ha sido una red que permite tener servicios de operadores móviles virtuales, pero sigue generando dudas”.

“Cualquier cosa que digamos debe ser tomada con reserva por la actual situación de la empresa, está en manos de un juez y aunque Altán tenga la voluntad, no podrá hacer nada si el procedimiento no sale como lo planea”, dice Michel Hernández.

Por ahora, la empresa mexicana tiene que seguir generando ingresos para asegurar su recuperación, por lo que no puede cancelar ningún contrato y, de alguna forma, mantiene a los OMV vigentes en el mercado. “Habrá que esperar y ojalá logren conectar a México”, concluye el director general de Observatel.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana