32.2 C
Santo Domingo
InicioLa última horaLa importancia de las empresas de recobro

La importancia de las empresas de recobro

Publireportaje
Actualizado:03/07/2021 06:55h
Guardar

Muchas personas se preguntan si las empresas de recobro son legales y si se pueden ceder los datos personales a terceros. La respuesta es que sí y aún más: esta es una actividad que existe desde que existen relaciones de intercambio entre los miembros de una sociedad.

El derecho del acreedor de cobrar su deuda está plasmado en el artículo 1096 y 1101 del Código Civil. El artículo 1096 reconoce la posibilidad del acreedor de «compeler», es decir, «obligar» al deudor a que realice la entrega. Y el artículo 1101 le reconoce el derecho a hacerlo por vía judicial o extrajudicialmente, que suele ser la primera vía por la que se opta debido a que es mucho más barata.

La Ley Orgánica de Protección de Datos entiende que en los casos de cobro de deudas, la cesión de datos a terceros es lícita, siempre dentro de unos límites, plasmados en la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios 1/2007. Se resume en que hay que respetar en todo momento los derechos de los deudores a su intimidad personal y familiar, a su honor y a su imagen. Son derechos fundamentales que están en el artículo 8 de la Constitución, la cual también proclama el derecho de cada ciudadano a obtener los medios para su mejor defensa.

Para esa mejor defensa es imprescindible tener toda la información sobre la deuda que se reclama, para lo que a su vez hay que reclamar esa información, máxime si los contratos son verbales.

Una empresa de recobro hace el trabajo de intermediaria, entre el consumidor que debe una cantidad y una empresa acreedora, a la que se le debe. Por esto es primordial tener en cuenta que, ante la falta de regulación del sector, la profesionalidad y gestión ética son claves en cualquier negociación.

Hemos hablado con algunas de estas empresas, para conocer más acerca de su funcionamiento y los nuevos modelos de gestión.

Nuami Legal Services es una compañía dedicada a la
gestión de deuda, tanto por vía amistosa como judicial. Sus potenciales clientes son entidades de crédito, bancos, financieras, compañías de servicios, telecomunicaciones y cualquier compañía en la que se pueda generar deuda de modo recurrente.

Nos cuentan que en su esfuerzo diario está inculcar una filosofía de recobro distinta, basada en tender puentes y no barreras. El cliente, porque una persona que tiene una deuda es su cliente, merece el mejor trato posible y hay que facilitarle información, alternativas, planes de pago, pasarela de pagos, ominicanalidad para que pueda contactar con ellos del modo que prefiera o le resulte más cómodo.

«La experiencia del cliente es nuestro lema y se define como un modelo de gestión en el que la negociación con el cliente se hace desde el respeto y queremos que nuestros clientes se sientan atendidos de un modo educado. Nuestro objetivo, si un cliente se ve en el futuro en una situación de impago y tiene que negociar con una compañía de recobro, es que elija a NUAMI por la experiencia anterior», nos explica Irune Jimeno.

Las compañías de recobro no han gozado de mucha popularidad a lo largo del tiempo pero es importante explicar que son necesarias, ya que ponen muchos millones de € nuevamente en el circulante al que luego acudimos todos para financiarnos cuando lo necesitamos.

El riesgo de la morosidad para una empresa depende de muchos factores, como su tamaño o volumen de facturación. En la crisis que ha vivido nuestro país en los últimos años, el problema se agrava al considerar el ascenso de la morosidad, el escaso acceso a créditos que hay actualmente en España y el impacto de los impagos, que afecta a la estabilidad financiera de muchas Pymes. El 13% de empresas con deudas impagadas corre a día de hoy el riesgo de cierre.

En este sentido las empresas de recobros cobran una gran necesidad e importancia para nuestro tejido empresarial, ya que el ahorro de tiempo y recursos que ofrecen son incalculables.

Otra empresa especializada en la gestión integral de la deuda, esta vez enfocada en procedimientos judiciales, es Asemar, que nació en 2015 con la vocación de prestar servicios de alta demanda para
optimizar las operaciones legales.

En tan solo cinco años la compañía se ha convertido en una de las empresas líderes del sector. Con más de 80 asesores en plantilla y más de 250 colaboradores en todo el territorio nacional, Asemar ha participado en más de 1.000 concursos de acreedores, presentado más de 350.000 demandas y con más de seis millones de documentos indexados.

Su principal valor diferencial es el amplio conocimiento del negocio y un modelo de gestión basado en la innovación y la tecnología. Todo ello con un enfoque legaltech que les permite optimizar la gestión de servicios legales, mejorar los procesos de los clientes y adaptarse, tecnológicamente, a las necesidades de la sociedad digitalizando la práctica legal.

Actualmente cuenta con cuatro verticales de negocio –concursal, procesal, subastas judiciales y Oportunalia, un marketplace de créditos hipotecarios– con el objetivo de ganar eficiencia y reducir los tiempos y costes de cada operación.

La compañía presta servicios de gestión integral de deuda y liquidación concursal, compra de carteras de crédito, servicio de procuradores, indexación judicial o asesoría jurídica. Todo ello de la mano de distintas plataformas digitales que permiten agilizar la gestión de procedimientos y notificaciones judiciales.

Su lema: miramos al futuro innovando, creando valor y aportando soluciones.

Hay varias razones importantes por las que acudir a una empresa de recobro si nos encontramos en la complicada situación de tener impagos importantes que afectan a nuestra estabilidad y la de nuestro negocio.

Para empezar, está el ahorro de costes. Hacer frente a los gastos materiales y personales para intentar cobrar una deuda dificulta aún más el balance financiero. En cambio, una empresa especializada realiza todas las gestiones del modo más óptimo y en muchos casos cobran un porcentaje de la deuda al ser cobrada.

Por otro lado, está la comodidad. El esfuerzo de perseguir a los deudores crea un desgaste personal, además del tiempo perdido, en los profesionales que deberían dedicar ese tiempo y ese esfuerzo en mejorar su negocio.

Para saber un poco más sobre el funcionamiento interno de una
empresa de recobro, hemos hablado con Fernando Geijo Mora, CEO de Gestimed, una empresa con presencia en todo el territorio peninsular y una larga trayectoria en el sector.

-¿Fernando, cuánto tiempo lleváis en el sector y cuál es vuestro origen?

-En Gestimed llevamos más de 25 años como servicer en el sector. Nuestra misión tiene el firme propósito de ser un referente en el mundo financiero y real estate ayudando a nuestros clientes con servicios especializados y aportándoles soluciones a medida que les generen un claro valor añadido. Contamos con Áreas de negocio independientes, especializadas y consolidadas entre sí desde donde prestamos numerosos servicios de Real Estate, Real Asset Management, Servicing & BPO, Collections, Law Firm y Procuraduría.

-¿Cuáles son los servicios fundamentales que ofrecéis en el área de Recobro?

-Gestimed ofrece a sus clientes la posibilidad de externalizar los procesos de recuperación de deuda, ofreciendo un servicio integral con el objetivo de ayudarles a maximizar la recuperación de deuda, aportando el valor añadido de nuestra experiencia en la gestión, optimización de los procesos, eficiencia en la gestión y ejecución de NPLs, recuperación de deuda secured y unsecured, y localización del deudor. Nos encargamos del procedimiento de recuperación desde el inicio hasta el fin, realizando tanto la reclamación extrajudicial como judicial, garantizando un seguimiento completo durante todo el proceso.

-Háblanos un poco del perfil de tus clientes.

-Actualmente nuestra cartera de clientes está formada por prestigiosos Fondos de Inversión, Grandes Gestoras de Activos, Familily Office, Socimis y Entidades Financieras nacionales e internacionales a las cuales prestamos numerosos servicios a través de nuestras áreas de negocio, cubriendo así todas las necesidades de nuestros clientes.

-¿Qué consideras que os hace únicos o especiales?

-La calidad de servicio, nuestra adaptabilidad a las necesidades de los clientes, nuestra excelencia en la gestión y la aplicación de las nuevas tecnologías y sistemas de inteligencia artificial son los factores clave de nuestra experiencia y gestión, asegurando tanto el riesgo reputacional de nuestros clientes, como la integridad moral de los deudores.

En cuanto a la ética y profesionalidad de la gestión de cobros, existe un marco de referencia al que muchas empresas se adscriben. ANGECO, la Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro, que agrupa a las compañías que tienen como objeto prestar servicios de gestión de cobros de impagados, por vía amistosa o judicial.

ANGECO ha publicado una serie de normas de conducta, tanto hacia los deudores como hacia los clientes, que se asimila al código de conducta a nivel europeo de FENCA.

Vamos a poner como ejemplo una de las empresas pertenecientes a esta Asociación. BJS Legal Services fue creada por un grupo de empresarios, economistas, fiscalistas, abogados y Credit Managers, que aportan una visión completa de los procedimientos de
gestión del crédito, acompañando a sus clientes en todas las fases del ciclo activo del crédito.

En BJS Legal Services ponen a disposición de sus clientes un único interlocutor y un equipo especializado y destinado a cada cliente. Hemos contactado con ellos para que nos hablasen más sobre cómo realizan su trabajo.

-Háblanos de la empresa, ¿cómo nació?

-BJS Legal Services es una empresa española afincada en Barcelona. Somos especialistas en la gestión del ciclo activo del crédito. El proyecto nació con la idea de ayudar a pymes y grandes empresas a gestionar sus impagos, mejorar su cashflow y permitir que nuestros clientes se dediquen a su core business.

-¿Cuáles son los servicios fundamentales que ofrecéis?

-En BJS ofrecemos un amplio abanico de posibilidades. Nuestro objetivo es poder ayudar a nuestros clientes en cualquier punto del ciclo, dónde sea necesario: desde el momento de la emisión de la factura (como prevención del impago), hasta la gestión de reclamaciones judiciales, pasando por la gestión amistosa. La meta es la recuperación del importe pendiente y para ello buscamos cuáles son las mejores soluciones entre compradores y vendedores.

-¿Cómo son las personas y empresas que recurren a vosotros?

-Nuestros clientes pueden ser pymes y autónomos que necesitan una ayuda para controlar sus impagos, o grandes empresas con volúmenes más elevados de sectores como utilities, banca, servicios, NPL, financieras… Nos adaptamos a la realidad de la sociedad actual y de su mercado y buscamos la resolución de conflictos con nuestras herramientas omnicanal.

-Para terminar, cuéntanos cuál es vuestro valor añadido como empresa.

El equipo profesional detrás de BJS es el pilar fundamental de nuestra sociedad. Su compromiso nos permite implicarnos en los casos de los clientes como si fueran nuestros, trabajando con equipos especializados para cada cliente y con responsables de equipo individualizados. Además, el hecho de ser asociados de ANGECO (Asociación Nacional de Entidades de Gestión de Cobro) es una garantía de profesionalidad y cumplimiento de la reglamentación.

Ver los
comentarios

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana