26.7 C
Santo Domingo
InicioFinanzas"Nosotros estamos aquí para quedarnos 50 años más"

«Nosotros estamos aquí para quedarnos 50 años más»

Consulta nuestro especial:

Nissan perdió 4.5 puntos de participación de mercado entre 2016 y 2019 y cuando Román llegó a México solo cinco puntos porcentuales lo separaban de General Motors, su competidora más cercana. La ventaja que había conseguido la marca japonesa 10 años antes, en medio de la crisis de 2009 que puso a los fabricantes estadounidenses al borde de la bancarrota, se diluía.

Parecía que la situación del mercado había tocado fondo. Pero una inesperada pandemia en la primavera de 2020 sumergió el sector en la mayor crisis de los últimos 80 años. “Nadie nos entrena en la universidad para este tipo de situaciones”, dijo Román en abril del año pasado, cuando el confinamiento detuvo dos meses la producción y redujo las ventas a un tercio. El líder de la marca, la más vendida de México, tuvo que aprender sobre la marcha a gestionar, desde la ‘sana distancia’, una operación que incluye tres plantas de vehículos, un joint venture con Daimler en Aguascalientes, una financiera de marca, un centro técnico y 15,000 empleos.

Nissan se había planteado meses antes renovar el 60% de su oferta de productos con un claro enfoque en los modelos de volumen, como Versa, Sentra, March, Kicks y Frontier. “Antes, todos los modelos se mantenían sin grandes cambios de fondo durante seis o siete años, pero ahora los hábitos de consumo han cambiado muy rápido. Nissan tenía que hacer un cambio muy fuerte y muy rápido en todo su portafolio porque se estaba quedando muy atrás”, dice Gerardo San Román, presidente de la consultora Jato.

Todos estos modelos se ensamblan en México y su renovación requirió que Nissan invirtiera, desde el último trimestre de 2019 hasta principios de 2021, 642 millones de dólares. La renovación de los cinco modelos, que se exportan a Norte, Centro y Sudamérica, impulsó también inversiones de medio centenar de proveedores. Algunos abrieron nuevas plantas, otros ampliaron sus operaciones impulsados por el nuevo T-MEC, que eleva el porcentaje de componentes regionales que deben tener los autos para ser comercializados sin aranceles.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana