32.2 C
Santo Domingo
InicioLa última horaLa maldición de Jack Nance, el actor al que David Lynch hizo...

La maldición de Jack Nance, el actor al que David Lynch hizo descubrir el cadáver de Laura Palmer

Fernando S. CarrascosaSEGUIR
Actualizado:13/06/2021 00:19h
Guardar
Noticias relacionadas

A principios de la década de los 70,
David Lynch se había trasladado con su familia a un barrio conflictivo de Filadelfia para continuar su formación en la escuela de arte. Tras haber rodado algunos cortometrajes, el director trataba de sacar adelante su primera película, ‘Cabeza borradora’. El proyecto aún no había conseguido financiación, y el guión constaba tan solo de una veintena de páginas. La elección del elenco que lo protagonizaría dejó de ser un problema cuando Lynch asistió al teatro local y se fijó en el protagonista de la obra vanguardista que se estaba representando. Aquel actor menudo, de ojos azules y sonrisa siniestra, se llamaba Jack Nance.

La experiencia profesional de Nance como actor se limitaba al teatro y a un par de papeles de extra en películas de poca relevancia. Durante el casting de ‘El graduado’, se había valorado como una opción para interpretar a Ben Braddock, el protagonista del filme, pero finalmente fue Dustin Hoffman quien consiguió el papel. Lynch vio en él a la persona perfecta para dar vida al neurótico Henry Spencer, un joven atormentado que un buen día recibe la noticia de haber sido padre de una criatura inhumana.

Jack Nance

El rodaje de la película, que inicialmente estaba previsto que se llevase a cabo en seis semanas, se alargó de manera caótica por falta de financiación y no pudo completarse hasta casi seis años después de su inicio. Durante este tiempo, Nance hizo una gran amistad con Lynch. La primera mujer de Nance, Catherine E. Coulson, trabajó como ayudante de dirección junto a Lynch y se involucró en el proyecto hasta el punto de financiarlo con algún dinero que había ahorrado trabajando de camarera. Pese a que su matrimonio con Nance acabó en divorcio antes del estreno de la película, mantuvieron una buena relación y ambos coincidieron años más tarde en el reparto de
‘Twin Peaks’, serie en la que ella interpretaba a la mítica Lady Leño.

Una carrera maldita

Jack Nance comenzó a tener serios problemas de alcoholismo. Él siempre había considerado que vivía de prestado, puesto que con cinco años fue atropellado por un coche de manera violenta en su Boston natal y estuvo a punto de perder la vida. Esta vivencia le marcó para siempre y le hizo desarrollar un comportamiento errático, lo que unido a su fuerte carácter y a su padecimiento de misofonía, le convirtió en una olla a presión a punto de estallar.

Cabeza borradoraMás información

Tras el estreno de ‘Cabeza borradora’, Nance decidió trasladarse a Los Angeles a comienzos de la década de los 80, pero jamás logró hacerse un hueco en Hollywood. Su alcoholismo era bien conocido por productores y directores. Nunca se sintió identificado con el mundo de los agentes y sentía un rechazo absoluto a presentarse a los casting. Por suerte para Nance, su amigo David Lynch le consiguió pequeños papeles de reparto en sus excéntricas películas, desarrollándose así como un actor de carácter especializado en películas que se alejaban del cine mainstream americano. Con él trabajó en ‘Dune’, ‘Terciopelo azul’, ‘Corazón salvaje’ y ‘Carretera perdida’.

Pero su interpretación más aplaudida tuvo lugar en la pequeña pantalla, también de la mano de Lynch, en la serie ‘Twin Peaks’, en la que Nance interpretaba a Pete Martell, el inocente encargado de la serrería. Su personaje dio lugar a uno de los momentos claves de la televisión a principios de los 90, siendo el responsable del hallazgo del cadáver envuelto en plásticos de Laura Palmer durante el episodio piloto.

En este momento, Nance ya llevaba algunos años asistiendo a una terapia de alcohólicos anónimos por recomendación de su colega, el actor Dennis Hopper. Fue allí donde conoció a Kelly Van Dyke, sobrina del actor y comediante Dick Van Dyke, famoso por interpretar a Bert, el amable deshollinador de ‘Mary Poppins’. Kelly era toxicómana desde que tenía trece años, y por este motivo se había adentrado en el mundo del cine pornográfico para poderse pagar sus costosas adicciones. Pocas semanas después de conocerse, ambos se casaron, coincidiendo con el mejor momento profesional que Nance vivía gracias a sus avances contra el alcoholismo y al fenómeno de masas en el que se había convertido ‘Twin Peaks’.

Jack Nance en ‘Twin Peaks’

La fulgurante historia de amor pronto desencadenaría en tragedia. La relación entre ambos se volvió complicada y turbulenta. A finales de 1991, tan solo seis meses después de la boda, Jack Nance se encontraba en Bass Lake rodando la cuarta entrega de la saga de comedias adolescentes ‘Los albóndigas’. Kelly, tras una nueva recaída a sus adicciones, llamó por teléfono a Nance gritando de manera nerviosa bajo los efectos de las drogas. La conversación, derivó en una acalorada discusión en la que ella prometió a Nance que si colgaba el teléfono se suicidaría. Por azar del destino, aquella noche una gran tormenta eléctrica provocó una avería que cortó la línea telefónica durante algunos minutos. Nance, asustado, avisó del suceso al director de la película que se encontraba filmando, Bob Logan, y ambos trataron de ponerse en contacto con el departamento de policía de Los Ángeles tan pronto como les fue posible. Pero para entonces, Kelly Van Dyke ya había llevado a cabo sus amenazas. La actriz de cine para adultos se ahorcó colgándose de la lámpara del comedor, a la edad de 33 años. Lisa Loring, famosa por interpretar a Miércoles en la serie de ‘La familia Addams’ emitida a mediados de los 60, fue quien encontró el cadáver.

Trágico final

Esto sumió en una profunda depresión a Nance, que retomó sus malos hábitos para volverse a refugiar en la bebida. Su carácter se volvió más difícil y su conducta más pendenciera. Cinco años después, su excéntrica vida llegaría a su fin de una forma extraña. La mañana del 29 de diciembre del 96, Nance se encontraba en el parking de un Winchell’s Donuts, esperando a que el establecimiento abriera, cuando dos mendigos se le acercaron para pedirle unas monedas. Nance, haciendo gala de su estilo, los despachó con grosería y los mendigos le respondieron propinándole una paliza antes de huir del lugar. El dueño del establecimiento llamó a una ambulancia, pero Nance insistió en que no quería que le llevaran al hospital. No hubo ningún testigo del altercado y no se sabe con exactitud si Jack Nance estaba borracho en el momento de la pelea o quién la originó. Según el hermano pequeño del propio Nance, «Jack tenía una gran boca cuando bebía, no le importaba el tamaño o la cantidad de oponentes».

Unas horas después de este suceso, Nance se citó para almorzar en un restaurante local con sus amigos, Leo Bulgarini y Catherine Case. Según el testimonio de ambos, el actor parecía aturdido y mostraba hematomas y signos de violencia. Al ser preguntado por ello, Nance relató la pelea para terminar afirmando «supongo que obtuve lo que me merecía». Después se disculpó con sus colegas y abandonó el restaurante alegando que sufría una fuerte migraña.

Jack NanceMás información

A la mañana siguiente su cuerpo sin vida, vestido con pijama y bata, fue encontrado en el suelo de su cuarto de baño. La causa de la muerte fue debida a una hemorragia cerebral derivada de los golpes recibidos en la pelea, y la autopsia reveló un alto nivel de alcohol en sangre. Jack Nance murió solo y alcoholizado. Las personas involucradas en la pelea jamás fueron identificadas y su asesinato todavía es un caso sin resolver.

Algunos de los amigos y familiares más cercanos de Nance, ponen en duda la versión oficial de la muerte, ya que Nance sufría de insomnio y creen que hubiese sido muy inusual encontrarlo despierto a la hora en la que se produjo la pelea. La hipótesis de que el golpe recibido se hubiese debido a un accidente por culpa de sus aventuras etílicas nunca se llegó a descartar.

Jack Nance falleció a la edad de 53 años, mostrando una apariencia mucho más longeva debido a una vida marcada por los excesos y las adicciones. Los que le conocieron le recuerdan como el tipo de familiar que no deseas que tus hijos conozcan, como el esposo que trataba a su mujer como una sirvienta o como el amigo que te despertaba con una llamada telefónica bien entrada la madrugada, completamente ebrio.

Ver los
comentariosTemas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana