23.7 C
Santo Domingo
InicioLa última horaBarcelona sueña con un verano normal en la segunda verbena pandémica

Barcelona sueña con un verano normal en la segunda verbena pandémica

Miquel VeraBarcelona
Actualizado:24/06/2021 11:14h
Guardar

La verbena de San Juan simboliza para muchos el punto de partida del verano barcelonés. A pesar de que ayer el día empezó nublado y lluvioso, el clima respetó anoche la magia de la velada más corta del año. También buena parte de la ciudadanía observó con disciplina las recomendaciones oficiales y en las playas, aunque llenas, se respetaron, esta vez sí, las medidas de seguridad que se vienen incumpliendo noche tras noche desde el fin del toque de queda.

De alguna forma, Barcelona se asomó este miércoles al verano suspirando por la normalidad en la que ha sido la segunda verbena de la pandemia de coronavirus. El Ayuntamiento desplegó un importante operativo policial y en los días previos, se insistió una y otra vez en la necesidad de no repetir las imágenes de caos, desenfreno e incivismo que viene registrando la capital catalana desde hace semanas.

Si bien la tradición marca que la verbena de San Juan da la bienvendida al verano en la calle y en las playas, tirando petardos y encendiendo hogueras, anoche muchos catalanes desplazaron sus celebraciones a las terrazas, las azoteas y, en menor medida, casas rurales o alquiladas. De hecho, muchos optaron por tirar cohetes desde sus domicilios, y no en las plazas como se hace habitualmente. Afortunadamente, no se registraron accidentes de graves, aunque la noche fue frenética, como es habitual, para los telefonistas de emergencias, que ayer registraron 5.200 llamadas, mil más que hace un año.

Operativo de limpieza de la playa de la Barceloneta, este jueves – EFE

Esta mañana, momento en el que protagonismo lo han tomado los operarios de limpieza, las autoridades municipales han hecho un balance positivo de una verbena que el teniente de alcalde de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, ha definido como «tranquila, cívica y familiar» y con pocos incidentes destacables. Según el consistorio, que cerró algunas playas para evitar aglomeraciones, se han concentrado en estos espacios unas 25.000 personas, una cantidad muy inferior a la de 2019, y se han recogido ocho toneladas de residuos en estos espacios.

En cuanto a los fuegos, se han contabilizado 119 intervenciones por parte de los bomberos, 145 menos que hace dos años. En concreto, han intervenido en 64 incendios de contenedores, 15 de matojos en la vía pública, 13 de árboles, ocho de mobiliario público, seis hogueras, cinco fuegos forestales pequeños y dos en vehículos privados. También han contabilizado cinco personas con quemaduras, 14 agresiones y 68 intoxicaciones. Según ha detallado Batlle, las principales concentraciones se han producido en las playas y en las calles del centro, donde ya es habitual que se acumule gente sin verbena. «Ha habido el ambiente de fiesta que toca, pero sin ningún tipo de incidente», ha resumido Batlle.

Ver los
comentariosTemas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Lo mejor de la semana