28.9 C
Santo Domingo
InicioFinanzas¿Qué efecto tendrá la inflación en los 'abonos chiquitos' de Elektra y...

¿Qué efecto tendrá la inflación en los ‘abonos chiquitos’ de Elektra y Coppel?

Durante 2021, el impulso en las ventas a través de los ‘abonos chiquitos’ fue positivo. Grupo Elektra registró un avance de 19% en sus ingresos para cerrar el tercer trimestre del año –el último dato disponible– con 102,957 millones de pesos, desde los 86,844 millones registrados en igual periodo de 2020. Esto gracias a un crecimiento de 28% en las ventas del negocio comercial y de 12% en los ingresos del negocio financiero.

En su último estado financiero enviado a la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), la compañía de Ricardo Salinas Pliego detalló que al 30 de septiembre de 2021, la cartera bruta consolidada de Banco Azteca México, Purpose Financial y Banco Azteca Latinoamérica creció 10%, hasta los 129,929 millones de créditos. El índice de morosidad consolidado fue de 4.7% al cierre de este periodo, en comparación con 5.1% del año previo.

Coppel, que también financia a sus clientes a través de su propia institución financiera, vio incrementar la demanda de solicitudes de créditos durante 2021 y, con ello, el nivel de endeudamiento de sus clientes.

“Durante los últimos dos años, con la pandemia, los créditos se incrementaron, y ahorita se estima que para el cuarto trimestre de 2021 se reporte un aumento en las carteras vencidas y entonces la recuperación del consumo no va a ser como se esperaba después del COVID-19 para estas empresas”, declara Julián Fernández, analista en jefe de Leag Academy.

Tanto Grupo Elektra como Coppel otorgan líneas de crédito a través de tarjetas departamentales propias, la mayoría orientadas para la base de la pirámide, que suele ser la más golpeada durante las crisis. Sin embargo, esto no significa que dejan de comprar o tengan menos intención de hacerlo, como sugiere el índice de confianza del consumidor, que trepó a 45.8 puntos en noviembre, lo que significa un incremento mensual de 1.7 puntos y un alza de 8.8 puntos, en comparación con el mismo mes de 2020, de acuerdo con los últimos datos del Inegi.

“Las ventas a crédito no se van a detener. Las familias, en algunos casos, no pueden cambiar un refrigerador o una lavadora por los costos elevados de estos bienes y, con la economía contraída, para ellos resulta mejor pagar en abonos chiquitos aunque sea por un largo periodo de tiempo”, señala Siegfried Seedorf, profesor emérito de la Facultad de Negocios de la Universidad La Salle.

Hay un perfil de cliente que en momentos difíciles echa mano de los pagos ‘chiquitos’ para adquirir algunos bienes durables, como estufas o televisores.

Seedorf afirma que las empresas deberán ser más cautelosas a la hora de incrementar sus créditos para dar espacio a la capacidad de pago de sus compradores, y así evitar que se dispare la cartera vencida.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también