24.8 C
Santo Domingo
InicioLa última horaapoyo decidido a la hostelería y al turismo

apoyo decidido a la hostelería y al turismo

ABC / I. M.
Actualizado:28/05/2021 08:21h
Guardar
Noticias relacionadas

Al comienzo de esta crisis había más de 25.000 empresas vinculadas a la hostelería en Castilla y León que, probablemente, cuando termine la pandemia serán menos. No obstante, en la sociedad de garantía de la Comunidad, Iberaval, se han registrado nuevos proyectos de financiación para iniciativas vinculadas con la restauración o la apertura de bares. Algo similar ha acontecido con el turismo rural, un sector clave en Castilla y León. Según la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos de 2020, publicada por el INE, en el año de llegada de la Covid-19 había 2.372 alojamientos de este tipo, con más de 20.600 plazas.

En ambos casos, los cierres perimetrales, por una parte, las restricciones horarias, por otro, y la definición de unos aforos concretos según la evolución epidemiológica, han tenido un impacto evidente en pueblos y ciudades donde se observan los carteles intermitentes de «cerrado» colgando de las puertas de bares, restaurantes y casas rurales.

El Informe sobre las Previsiones de Recuperación de Randstad señala que la contratación la hostelería retrocedió un 85 por ciento entre julio y marzo, periodo durante el cual se dejaron de firmar 10.100 contratos. O, como dato más positivo: se formalizaron 1.800, cuando en el mismo periodo del año anterior se habían concretado casi 12.000.En este contexto, las instituciones que tienen algo que decir han aportado soluciones concretas. Así, la Junta de Castilla y León anunciaba este mismo mes el abono de 7,5 millones de euros en ayudas a la hostelería para atender 3.382 solicitudes en la segunda semana de mayo, con una media de 2.200 euros. A esa cuantía, había que sumar partidas por 9,7 millones de euros, con cargo a la Consejería de Cultura y Turismo, para respaldar al sector de la hostelería y el ámbito turístico.

También ha habido mecanismos suplementarios que han contribuido a frenar el impacto de la pandemia para ambos sectores. Iberaval ha respaldado, desde la declaración del estado de alarma del 16 de marzo de 2020, un total de 790 proyectos, por 56,5 millones de euros tanto en hostelería como en turismo rural. A partir de ahí, Iberaval ha podido sostener más de 5.300 puestos de trabajo, de los que el 95 por ciento tienen carácter fijo.

Entre todos esos proyectos, las líneas conjuntas de Iberaval con el Instituto para l Competitividad Empresarial (ICE) de la Junta de Castilla y León han respaldado 263 de esas operaciones por 24,1 millones de euros, con una bonificación global de 2,7 millonesAdemás, en torno al 10 por ciento de todos los proyectos ya formalizados (81) fueron de nueva creación, a lo largo de los meses de pandemia por la COVID-19. La operación media apoyada por Iberaval en el ámbito de la hostelería o el turismo se situó en los 71.700 euros, con un plazo de devolución superior, también de media, a los cuatro años y medio y, en un altísimo porcentaje de los casos, con peticiones de carencia.

Un ejemplo ilustrativo

Hace ya varias semanas que el teléfono de Carmen Vélez Contreras vuelve a sonar con llamadas para efectuar reservas en sus alojamientos de la localidad burgalesa de Peñaranda de Duero: hotel rural, hospedería y dos posadas rurales de cuatro estrellas. «Me hace mucha ilusión ver que se retoma la actividad. El fin de semana pasado casi hubo lleno. Desde marzo de 2020 hemos tenido que hacer un gran esfuerzo para inyectar dinero y ajustar gastos al máximo. Pero no pierdo la esperanza de que, poco a poco, volvemos a la vida de antes», señala la empresaria, quien precisa que las primeras visitas han sido de turistas de Valladolid, Salamanca o Segovia. La conclusión del estado de alarma ya permite los desplazamientos desde Madrid y País Vasco, sus mercados habituales. La aventura emprendedora de Carmen se remonta a 1990. De hecho, a pesar de ser psicóloga, apostó por el turismo rural como pionera en la zona. Su sociedad, que ha recibido el respaldo de Iberaval, tiene dos trabajadoras en plantilla que ahora mismo siguen en ERTE, a la espera de la evolución. La mayoría de los servicios de sus hospederías están externalizados. «Cuidamos al máximo los protocolos: del registro de viajeros a los horarios de cena y desayuno, con empleo de ozono como desinfectante y ventilación. La seguridad ante todo», concluye.

Ver los
comentariosTemas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Lo mejor de la semana

Lea también